Previous Next

 Consejos para lograr una limpieza segura  

 

Desde un “accidente” mientras tu hij@ está dejando el pañal hasta un chocolate derretido, vómito o el simple uso de un autoasiento hace que con frecuencia nos preguntemos, ¡¿Y ahora cómo lo limpio?!

Como muchos productos de seguridad, el lavado de un autoasiento es un proceso que debemos realizar con precaución, no queremos dañar los materiales y echar a perder este dispositivo que con tanto trabajo compramos. Te compartimos algunos elementos a tomar en cuenta.

1. Situaciones desastrosas

El primer elemento que debemos tomar en cuenta es que si bien la mayoría de las veces podemos lograr que nuestro autosiento quede limpio, hay otras en las que es necesario considerar un reemplazo..¡¿Cómo?! En caso de hongos, orina o heces de animales como gatos hurones o zorrillos, fuego, piojos, vidrio roto, nidos de arañas o de abejas o haber tenido basura humana encima, por ejemplo, la mejor alternativa es reemplazar el autoasiento. Esto debido a que por el origen, no podemos asegurarnos que el asiento quede en buenas condiciones y no represente un compromiso a la salud y seguridad del ocupante. En caso de que te encuentres ante una situación así puedes consultar con el fabricante si es posible conseguir un reemplazo de la funda/arneses. No en todos los casos es posible, pero no pierdes nada preguntando.

2. ¡Comencemos! 

Lo primero que pensamos cuando vemos el autoasiento sucio es…”¡Manos a la obra! pondré a prueba todos mis productos de limpieza hasta que quede reluciente”. ¡Alto! No te adelantes, en nuestro afán de dejarlo rechinando de limpio podemos dañarlo y dejarlo inservible y en definitiva, eso no es lo que queremos. Tampoco se trata de “olvidarnos” del problema y mandarlo a lavar, recuerda que las empresas de lavado pocas veces tienen conocimientos de cómo lograr un lavado seguro. No es cuestión de entrar en pánico, pero sí es muy importante informarnos y hacerlo de acuerdo a las instrucciones

3. Es momento de leer
Lo primero que debes hacer es leer tu manual de usuario, ahí podrás encontrar las instrucciones generales para lavar, quitar las fundas y demás partes. El manual es tu mejor amigo en esta situación. Si ya perdiste tu manual, en un buscador como google coloca la marca+modelo+la palabra manual y te aparecerá el archivo en PDF. Si no te aparece, escribe a la marca y solicita el archivo.

4. Manos a la obra, es momento de limpiar

  • Elige el jabón que usarás. Debes utilizar uno suave, esto no necesariamente implica que un producto natural o hecho en casa sea lo mejor. Queremos elegir aquel que no tenga enzimas, surfactantes, abrillantadores, conservadores o fragancias. Leer las etiquetas con los ingredientes puede ser todo un reto si no estás familiarizado con los nombres. Algunas sugerencias que aplican para la mayoría de los casos es usar jabón Roma, Zote Rosa o Blanco, Foca o Blancanieves; en todos los casos te sugerimos diluir 100 gr de jabón en 1 litro de agua (si la calientes para diluir, después debes dejarla enfriar). 
  • Comienza con lo fácil. En cuanto ocurra el accidente usa una toallita húmeda de bebé sin alcohol para quitar todo lo que puedas sin necesidad de tallar o usar otro tipo de productos.
  • Sé Flash. Mientras más rápido lo limpies menos trabajo te costará. Si en el momento del accidente no puedes quitar la funda completamente o el “daño” no es tan grave, puedes limpiar la superficie usando agua, solución de jabón diluido y un trapito limpio o incluso toallitas húmedas de bebé. Si vas a viajar en carretera o sabes que tu hij@ se siente mal puedes preveer llevando los insumos necesarios.

TIP: Si se siente mal o está enferm@ del estómago, puedes abrochar los arneses y encima ponerle un babero grande o una batita de las que se usan para comer. En caso de vómito es menos probable que se ensucie la funda o arneses y será más fácil lavar o limpiar el babero.

  • ¿Y los arneses? Si los arneses (cinturones que vienen incorporados al asiento) se ensuciaron toma un trapito suave, humedécelo (que no escurra) y talla suavemente los arneses. Si no logras que se quite la suciedad, usa un poco de mezcla de jabón suave y agua para ayudarte.En caso necesario puedes usar un cepillito de dientes de bebé limpio (muy suave) y “cepillar” suavemente en seco donde queden residuos. ¡Ojo! no sumerjas los arneses en agua, solo pasa el trapo húmedo.

En caso de poder quitar completamente los arneses del autoasiento puedes tenderlos en una superficie y dejarlos al sol, de esta manera el olor desaparecerá más rápido. Si el olor se mantiene, repite el proceso varias veces. También puedes ponerte en contacto con el fabricante y ver si existe reemplazo

  • ¿Y el broche de la entrepierna? Puedes quitarlo y en un recipiente poner agua y sumergirlo de tal manera que el arnés que sale de un lado no quede en contacto con el agua. Mantenlo en el agua unos minutos mientras lo mueves, no lo dejes las horas remojando
  • La funda. Todas las fundas se pueden quitar y lavar, el método de lavado depende de las instrucciones del fabricante, es por eso que es tan importante que revises con detenimiento tu manual.

TIP: toma fotos/video mientras quitas por primera vez la funda, de esta manera te aseguras de poder colocarla nuevamente y que no quede ninguna pieza suelta. No tengas miedo, verás que pronto te aprenderás dónde va cada parte.

En algunos casos se permite lavar en lavadora en ciclo delicado (asegúrate que sí es ciclo delicado) y en otros debe lavarse a mano (con un tallado suave). En casi todos los casos se sugiere secar a la intemperie, no en secadora ya que puede dañar las telas e incluso encogerlas.

  • ¿Y la estructura? Una vez que quites la funda verás tu autoasiento “desvestido”, no quites el material blanco que parece unicel (poliestireno expandido) ya que esa es una capa para absorber la fuerza del impacto, esa no se debe quitar ni mojar. Ten mucho cuidado al quitar la funda porque muchas veces viene ligeramente pegado y puede desprenderse. Si al quitar la funda este material se rompe o cae, comunícate con el fabricante para consultar qué debes hacer.

Las migajas suelen alojarse en los lugares más escondidos, puedes voltear el asiento para sacudirlo o aspirarlo. Para limpiar el plástico usa una toallita húmeda de bebé y un trapito húmedo.

5. ¿Qué debes evitar?

  • NO metas a la lavadora los arneses o los dejes remojando. Aunque estés tentada a hacerlo evítalo a toda costa. El contacto completo con el agua puede ocasionar que las fibras de los arneses se “aguaden”. Recuerda que son los arneses los encargados de retener el cuerpo del pasajero en caso de un impacto por lo que deben estar en perfectas condiciones para soportar tantos kg. que se generan.
  • NO uses fibras duras. Evita usar fibras, estropajos o accesorios que sean muy duros, aunque pudiera parecer que no dañan, recuerda que tu autoasiento es tan delicado que puedes lastimarlo.
  • NO uses productos corrosivos. Tal como mencionan los manuales, opta siempre por por jabones suaves, por ejemplo de bebé. ¡Ojo! esto no quiere decir que está permitido usar productos naturales como vinagre. Recuerda que no por ser natural es lo mejor. Productos como bicarbonato, lysol, vanish, Almor All, aire comprimido no son productos suaves y si bien pueden ayudar a dejar nuestro autoasiento reluciente o desinfectado, también pueden estarlo dañando y provocar que no funcione correctamente en caso de un impacto.
  • NO lo lleves a la tintorería o lavado de vestiduras. Todos los autoasientos los debes lavar en casa, enviarlos con alguien más no garantiza que sigan las instrucciones específicas de cada fabricante. Las altas temperaturas con las que los secan, fuerza de las aspas, materiales de lavado, etc pueden dañarlo sin que tu te enteres.
  • NO uses agua bajo presión. Aunque puede parecer una buena idea, no uses una manguera con agua bajo presión (tipo Karcher) para lavar la estructura o fundas, el agua sale tan fuerte que puede dañarlo. 
  • NO uses vapor para desinfectar. El calor que se produce puede hacerle daño a las fibras y materiales.

Si al terminar de leer esto te das cuenta que lo has estado lavando mal es importante que te comuniques con el fabricante y le expongas tu caso, los materiales o proceso que seguiste, ellos te indicarán lo que debes hacer.

¿Tu manual no dice nada sobre lavado seguro? Escríbele a tu fabricante para recibir instrucciones.

 

lavado de autoasientos

 

3

 

La información brindada representa los lineamientos generales de algunas marcas, cada marca tiene sus propias intrucciones por lo que puede variar de la información compartida. Consulta siempre tu manual de usuario

 

Fuentes de información:

 

Contáctanos

 

+(52) 55 91 86 05 88 

contacto@munli.org

 México